HMS Erebus y Terror, canibalismo victoriano

Durante siglos, muchos exploradores marítimos trataron de lograr el Paso del Noroeste. En 1817 el gobierno británico ofreció una recompensa de 20.000 libras esterlinas para quien encontrara el paso, lo que provocó la organización de numerosas expediciones. Una de las más célebres fue la de Sir John Franklin, cuya dramática historia conmocionaría e, incluso, escandalizaría a la sociedad victoriana.

Sir John Franklin, veterano de la batalla de Trafalgar, fue elegido por el Almirantazgo inglés para que dirigiera la expedición

UNDATED -- Undated handout of the painting HMS Erebus in the Ice, 1846, by Francois Etienne Musin, 19th century. . The 165-year-old ship's clock that was supposed to have been lost in the Canadian Arctic with the ill-fated Franklin Expedition has inexplicably surfaced in Britain. HANDOUT PHOTO: © National Maritime Museum, London For Randy Boswell (Canwest). 0925-franklin-ships
UNDATED — Undated handout of the painting HMS Erebus in the Ice, 1846, by Francois Etienne Musin, 19th century. . The 165-year-old ship’s clock that was supposed to have been lost in the Canadian Arctic with the ill-fated Franklin Expedition has inexplicably surfaced in Britain. HANDOUT PHOTO: © National Maritime Museum, London For Randy Boswell (Canwest). 0925-franklin-ships

Los barcos británicos H.M.S. Erebus y Terror partieron de Inglaterra el 19 de mayo de 1845. Los navíos estaban dotados con la tecnología más avanzada del momento. Utilizaban grandes motores de vapor y enormes chapas de hierro que reforzaban la proa, con la finalidad de romper las placas de hielo. Iban bien provistos de alimentos y bebidas, incluso carne enlatada, una novedad de la época.

En agosto, los barcos balleneros Prince of Wales y Enterprise, fueron los últimos que vieron a la expedición en la entrada del estrecho del Lancaster. Después, durante largos años, nadie supo qué había sucedido con Franklin, sus 129 hombres y los dos barcos…

352

En 1850 se hallan los primeros vestigios de la expedición, restos del primer campamento de invierno entre los años 1845-1846, en las proximidades de Devon Island y Beechey Island.

6a00e5509ea6a1883401a73d7632f0970d

En 1854, una nueva expedición, dirigida por el Dr. John Rae, contactó con esquimales Inuit, que afirmaban haber visto 6 años antes unos 40 hombres blancos al noroeste de la Bahía Pelly.

El grupo arrastraba un bote y trineos, y su estado era crítico: se encontraban al límite de sus fuerzas y la inanición y la congelación hicieron que algunos fuesen muriendo en el camino. Los Inuit contaron también que los dos barcos fueron atrapados y destrozados por el hielo y que habían visto tumbas y cadáveres esparcidos en distintos lugares.

Captura de pantalla 2015-11-03 a las 8.13.27

Lo más sorprendente era que, según afirmaron, algunos cuerpos estaban mutilados, lo que parecía indicar que los sobrevivientes practicaron el canibalismo.

Captura de pantalla 2015-11-03 a las 8.13.02
Algunas de las momias encontradas.

«Por el mutilado estado de muchos de los cadáveres y el contenido de los recipientes, resulta evidente que nuestros bravos compatriotas se han visto obligados a tomar la última solución, el canibalismo, como un medio de prolongar la existencia»

elterror3

Dr. Rae

El posible canibalismo practicado entre los miembros de la expedición causó una gran conmoción en la moralista y disciplinada sociedad victoriana.

Charles Dickens, entre otros muchos, se mostraron escandalizados de que pudiera sostenerse tal posibilidad. Se consideraba que los marinos británicos, representantes oficiales de la Corona, debían resolver cualquier situación con honor por muy extrema que fuese y que era más probable que hubiesen sido atacados por los esquimales, que los asesinaran salvajemente, o por osos, lobos o zorros.

Captura de pantalla 2015-11-03 a las 8.15.08
ice-reward

En 1857, Lady Jane Franklin, con fondos propios y del Almirantazgo, consiguió financiar su propia expedición. Lady Jane deseaba que se encontrasen: Todos y cada uno de ellos, de sus huesos, diarios, notas y últimas palabras escritas.

Lady Jane Franklin

Compró el Fox, una goleta de vapor con hélice, y encargó al capitán Francis Leopold McCIintock y a su tripulación de 25 hombres que siguieran las pistas ofrecidas en el informe de Rae para encontrar a su marido y a su expedición, o lo que quedase de todos ellos.

En mayo de 1859 la expedición de M’Clintock comenzó a encontrar esqueletos sobre la nieve; botes atados a trineos con más esqueletos -algunos de ellos extrañamente decapitados-, ropa y objetos dispersos.

Captura de pantalla 2015-11-03 a las 8.12.16

M’Clintock encontró también, bajo unas piedras, dos documentos escritos, redactados con gran formalismo, en los que se recogían los progresos de la expedición. En el margen de uno de ellos se añadieron las siguientes palabras:

Abril 25, 1848. Los barcos HMS Terror y Erebus fueron abandonados el 22 de Abril, 5 leguas al noroeste de aquí, habiendo sido apresados por el hielo desde el 12 de Septiembre de 1846. Los oficiales y la tripulación, consistiendo en 105 almas, bajo el comando del capitán F.R.M. Crozier, desembarcaron aquí en Latitud 69′ 37′ 42″ N, longitud 98′ 41′ O. […] Sir John Franklin murió el 11 de Junio de 1847 y la pérdida total por muertes en la expedición ha sido hasta la fecha de 9 oficiales y 15 hombres. James Fitzjames, Capitán HMS Erebus F.R.M. Crozier, Capitán y oficial superior Comenzamos mañana, 26, hacia el Río Back´s Fish

Captura de pantalla 2015-11-03 a las 8.16.37

Realmente, la muerte de los exploradores fue resultado de una combinación de diversos factores: enfermedades como el escorbuto (los Inuit afirmaron que algunos de los miembros de la tripulación tenían ennegrecida la boca y hematomas de piel típicas de la enfermedad), la dura climatología, la intoxicación con la comida enlatada y una equivocada planificación. Franklin, acostumbrado a la vida refinada, llevaba objetos como vajillas de plata, jarras de cristal, pañuelos de seda, jabones perfumados, libros, té y chocolate. Este innecesario equipaje pudo ser sustituido por una cantidad más abundante de material verdaderamente imprescindible. Tampoco la expedición mostró capacidad para aprender las técnicas de supervivencia de los Inuit.

352
Captura de pantalla 2015-11-03 a las 8.14.20
Esta entrada fue publicada en Canibalismo, Crónica Negra, Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *