La risa sardónica

Hoy en día mucha gente abandona a sus mayores en la soledad de sus casas o en residencias. Se dice que los sardos cortaban por lo sano: cuando los ancianos no podían valerse por sí mismos, sus hijos los arrojaban por un precipicio, o los subían a los montes para apalearlos en medio de una gran fiesta y jolgorio.

El momento de morir debía ser un acontecimiento feliz; para ello daban a las víctimas una poción que le hacía sonreír hasta la muerte. Otra versión es que esta poción la tomaban los cartagineses asentados en Sardinia (Cerdeña) cuando eran condenados a muerte, para sonreír antes de morir y dar la bienvenida alegres a su “nueva vida”.

Evidentemente la risa no era tal, sino una contracción involuntaria de los músculos maseteros (en medicina, trismus o imposibilidad de abrir la boca), similar a la que provoca la enfermedad del tétanos. La causa de esta sonrisa que desafía a la muerte o risus sardonicus, era Oenanthe fistulosa, una planta que crece en Cerdeña con las que preparaban la “poción”.

Esta entrada fue publicada en Crónica Negra. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *